Albóndigas al cava

DSC_2712

Para los amantes del cava, y por supuesto a los que no también, hoy os traigo una receta que seguro que gusta en casa. Lo bueno de cocinar con el alcohol es que en función del tiempo de cocción de éste, se evapora y elimina todo el alcohol dejando su sabor en los alimentos. Esta receta se puede versionar de muchas maneras ya que si quisiéramos, podríamos utilizar otro tipo de carne o bien otro tipo de cava o incluso vino.

Ingredientes

  • 500 gr. de carne picada
  • Harina blanca
  • Ajo y perejil
  • Champiñones
  • Patatas
  • 1 cebolla grande
  • 2 zanahorias grandes
  • 1 tomate grande maduro
  • Caldo de verduras
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite
  • Cava

 

Para empezar, picaremos la cebolla y la iremos pochando con aceite de oliva, en una cacerola a fuego lento. Primero añadiremos la zanahoria (pelada y cortada a rodajas) ya que al ser más dura, necesita más tiempo para que se haga correctamente. En unos 10 minutos, y sin dejar de remover, añadimos los champiñones, las patatas y el tomate pelado y picado. Condimentamos con sal al gusto. Vertemos un vaso de cava y vamos removiendo poco a poco para que todos los ingredientes se vayan impregnando del sabor. Mantenemos el fuego bajo y dejamos cocer unos 10 minutos más aproximadamente. Lo ideal es tapar la cacerola ya que así del mismo vapor, se van cociendo más rápido todos los alimentos.

Mientras vamos impregnando toda la cocina de un olor espléndido, toca dar lugar a la preparación de las albóndigas. Cogemos la carne picada y la esparcimos por la encimera (o tabla) y le añadimos sal, pimienta negra, el ajo, el perejil y lo mezclamos todo. De este modo, agregamos sabor a la carne. Luego haremos pelotas de tamaño pequeño, ya que así se nos harán más rápido por dentro, y las rebozaremos con harina blanca. Una vez tengamos todas las albóndigas redondeadas, las doraremos en una sartén con aceite de oliva, a fuego medio. Mi recomendación es que, por querer adelantar, no vayamos dorando las albóndigas al mismo tiempo que las vamos formando ya que corremos el riesgo que se nos quemen y nos interesa darle un toque de dorado pero que aún se mantengan crudas por dentro.

Una vez hayamos terminado con este paso, añadimos las albóndigas a la cacerola y removemos todos los ingredientes. Añadimos 2 vasitos de caldo de verduras, para que así coja más sabor y a la vez se acaben de cocer bien todos los ingredientes. Importante que, cada vez que añadimos líquido a la cacerola, vayamos comprobando los niveles de sal. Dejaremos que se cueza todo poco a poco con el vapor que se crea en la misma cacerola, durante unos 15′-20′ removiendo de vez en cuando. A mí personalmente no me gusta comer la carne dura como un zapato, me gusta más bien cruda pero en lo que refiere a las albóndigas, me gusta encontrarlas jugosas y no resecas. Así que es muy importante que vayamos removiendo todos los ingredientes para que no se nos peguen y queden resecos.

DSC_2701

Para realizar esta receta he usado la cacerola baja de hierro colado esmaltado, que tanto me gusta para cocinar, de Le Creuset. Si entráis en su página web podréis conocer las fabulosas características que nos ofrece esta cacerola y los diferentes colores en los que está disponible.

Como veréis no es una receta nada difícil de preparar y su sabor es espléndido. Os recomiendo que compréis una buena barra de pan porque os hará falta para esta deliciosa salsa al cava. ¡Espero que os guste!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s