COMEMOS PASTA

img_0395

Hoy os traigo una receta bien conocida pero si bien es cierto que casi todo el mundo sabe hacer unos macarrones, el sabor es distinto según cada receta. ¿No creéis? ¡Hoy os traigo la receta que siempre se ha hecho en mi familia des de hace muchos años!

Ingredientes

  • 2 kilos de tomates bien maduros
  • 2 pimientos rojos
  • 2 cebollas grandes
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta y azúcar
  • Paté
  • 1kg. de macarrones
  • 500 gr. de ternera picada
  • Queso en polvo especial para pasta

En una cazuela grande añadimos un buen chorro de aceite de oliva y cuando esté bien caliente, agregamos las cebollas cortadas en juliana. Bajamos el fuego y durante 10-15′ dejamos que se vayan haciendo hasta que alcancen un toque dorado. (Tened cuidado porque la cebolla se quema rápido). Cuando veamos que la cebolla ha adquirido una textura “pochada”, añadimos la ternera picada y vamos mezclando hasta que esté totalmente hecha. Salpimentamos al gusto y dejamos que la mezcla vaya cogiendo consistencia. Mientras, iremos picando los pimientos ya lavados y pelamos y troceamos los tomates. (Aunque mucha gente es partidaria de usar la piel del tomate, yo en esta receta no suelo hacerlo). Cuando tengamos los ingredientes picados, los añadimos a la cazuela subimos el fuego a máxima potencia hasta que haga “chup chup”. Cuando alcancemos este estado de calor, bajaremos el fuego a temperatura media durante 20-30 minutos e iremos removiendo con mucho mimo. Normalmente suelo añadir siempre, un poco de azúcar para reducir la acidez del tomate, pero eso ya es a gusto del consumidor. Ahora es el momento de añadir el toque especial, paté. Sí, paté. Este es el famoso ingrediente, que siempre se usa en casa, para las salsas de tomate en los macarrones. Con una cucharadita hermosa de postres ya es suficiente. Removemos bien hasta que se derrita por completo. Para finalizar, rallaremos un poco de queso parmigiano a la salsa para que también le de ese toque fuerte que a mí tanto me gusta. Para finalizar, bajamos el fuego al mínimo durante 20 minutos más, removiendo de vez en cuando.

Mientras, llevaremos a ebullición los macarrones. Para hervir la pasta, siempre suelo añadir un buen chorro de aceite para evitar que se nos pegue y dos cucharaditas de sal para darle sabor. Como me gusta la pasta al dente, es decir, poco hervida, suelo dejarla en ebullición durante 10-12 minutos. Cuando la pasta esté a vuestro gusto, la coláis y ya estará lista para poder mezclar con la salsa de tomate que hemos preparado. Para hervir los macarrones, he utilizado esta super cocotte de acero inoxidable de Le Creuset. Es compatible con todas las fuentes de calor y, ¡tiene bordes antigoteos! ¡Me ha resultado ideal para hervir 1kg de pasta!

[Si sois de los que os gustan los macarrones gratinados, sólo debéis añadir los macarrones en un recipiente apto para hornear, añadir un poco de mantequilla por encima y espolvorear con el queso especial para gratinar, a 200 grados hasta que alcance el gratinado deseado.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s