LACTANCIA

Muchas sois las que me preguntáis qué tipo de lactancia llevé a cabo con Jan. Pues bien, hoy os contaré mi experiencia que, a groso modo podría decir que, fue agridulce.

Como he comentado en otros posts, Jan nació pesando 3.320kg un martes 23 de agosto. El sábado de esa misma semana nos dieron el alta. Realmente, hubiéramos podido marchar el viernes pero, preferí quedarme por si me invadían dudas que en aquel momento, podían resolverme de manera rápida y eficaz. Salimos del Hospital que Jan pesaba 3kg. Se adelgazó 320 gramos. No me preocupé porque me dijeron que era totalmente normal que perdieran peso en sus primeros días de vida.

Cuando nació Jan, no tardamos demasiado en subir ambos a la habitación. Tenía claro que quería llevar a cabo lactancia materna exclusiva así que, me puse manos a la obra y se enganchó perfectamente. Desde los 6 meses que yo ya tenía calostro así que, estaba contenta por ello. El viernes me subió la leche y realmente fue una tarde/noche muy, MUY dura. Los pechos me aumentaron mucho, se volvieron prietos y estaban muy calientes. No llegué a tener fiebre, pero Jan no succionaba igual. Después de llorar mucho por no saber qué hacer ante tal rechazo, pensé en decirle a mi marido que me comprara un sacaleches, el más caro, me daba igual. Pero la nursery del Hospital me dijo que no era lo más adecuado ya que el pecho iría produciendo más leche y no era lo que necesitaba en ese momento. Así que, una buen amiga me comentó que, aunque fuera un poco “feo”, fuera al baño y me hiciera masajes alrededor de los pechos y luego, como si de una vaca se tratara, me ordeñara. En ese momento, ya me empecé a desilusionar con la lactancia. Miré y remiré vídeos de youtube de como hacerlo. Fui al baño y lo hice. El volumen de ambos pechos disminuyeron. Estaba más tranquila, empezaba a ver la luz, pero la empecé a ver cuando Jan volvió a succionar. Pero esa noche iba a ser muy larga… Jan se dormía mamando, y nunca supe ver si succionaba o hacía de chupete. Recuerdo que llamé a la Nursery a las 3 de la mañana porque estaba totalmente dormido. Me recomendaron que antes de cada toma le cambiara el pañal ya que, lloraría y de ese modo, se despertaría. También me recomendaron rascarle los pies, cosa que odiaban o cogerlo por las axilas y que colgara unos segundos para despertarlo. Nada, me salió bello durmiente. Aún así, poco a poco iba mejorando la cosa pero siempre ha sido de dormir mucho. Ante toda esa situación, me comentaron probar con unas pezoneras. Me trajeron y regalaron una caja de pezoneras marca Medela. Lo probamos, y pareció que funcionaba. Pero creedme…no es nada fácil coger a un bebé, con el miedo de primeriza a que se te rompa en pedazos o te caiga y, a la vez aguantarte un trozo de plástico que debe ir encajado en tu pezon que no deja de chorrear leche por doquier. Un show. Recordad mis hormonas, aún seguían en el Dragon Khan. Pues bien, el sábado por la mañana, Jan, las pezoneras y yo, nos fuimos a casa. El pediatra que nos dio el alta me dijo que, pasados dos o tres días, lo visitara el que sería su pediatra para hacer una revisión como a cualquier otro bebé. Fuimos el martes de esa semana. Durante esos cuatro días en casa, Jan estuvo alimentándose exclusivamente de leche materna. Cada dos-tres horas, tal y como me dijeron, le daba el pecho y siempre antes, le cambiaba el pañal para despertarlo. El martes por la tarde conocimos a su pediatra. Me preguntó que alimentación le daba a Jan y le comenté que lactancia materna exclusiva. De hecho, pudo comprobarlo pues recuerdo que Jan cogió un berrinche en el que se calló de golpe cuando empezó a mamar. Como visita rutinaria a un bebé, pesaron a Jan. Del sábado del alta – que pesaba 3kg – a ese mismo martes, se había engordado 60 gramos. Es decir, cuatro días más tarde al alta, Jan pesaba 3kg 60 gramos. El pediatra me comentó que había engordado poco pero que tampoco sabíamos si lo habían pesado vestido y que la báscula del Hospital era distinta a la suya. Me preguntó igualmente que si yo tenía leche abundante. A lo que en ese momento pensé: Pues soy madre por primera vez, no puedo comparar. ¿Qué te digo yo ahora? Pero en realidad le dije: Supongo. Acordamos volver el jueves para pesar a Jan del mismo modo que lo hicimos el martes, totalmente desnudo y en su báscula y que siguiera como hasta ahora: lactancia materna exclusiva.

La verdad que me fui con mal cuerpo. Jan estaba bien pero yo lo veía algo raquítico y durante esos dos días, seguía mamando pero a su modo, medio dormido y con poca efusividad. Llegó el jueves y volvimos al pediatra. No sabéis el sentimiento que tenía cuando subieron a Jan y, muy expectante, estaba deseando ver que había aumentado de peso. Pues no. 3kg 50gr. En dos días había perdido 10 gramos. En ese momento me puse a llorar. ¿Qué estaba haciendo mal? Tenía leche. No notaba dolor. No tenía grietas. ¿Porqué no engordaba? Nuestro pediatra nos comentó que un bebé puede subir de peso muy lentamente, pero que adelgace, siendo tan pequeño… no podíamos permitirlo. Nos dijo de introducir un biberón cada 3h después de 20 minutos de pecho (siempre después del pecho) y que en 24h volviéramos. Debíamos descartar cualquier problema digestivo o bien confirmar que mi leche no le iba como debía irle.

Salimos del pediatra, yo llorando. Me negaba a darle un biberón. Me sentía muy, pero que muy mal. No pude no pensar “qué mala madre eres, incapaz de alimentarlo con lo mejor que le va”. No dejaba de repetirme esta frase una tras otra vez. Fuimos a la farmacia y compramos la leche que nos recomendó el pediatra: Blemil Forte 1 y un biberón que en ese caso, elegí el del Dr. Brown. Cuando llegué a casa, le di el pecho llorando. Le hablaba bajito, y le pedía por favor que succionase bien. (Ay, me estoy emocionando…) No quería darle el biberón pero tampoco podía presentarme al día siguiente al pediatra sin habérselo dado y tampoco descartar cualquier problema digestivo. Pues bien, añadí 1 cazito de polvos en 30ml de agua, tal cual me había explicado el pediatra, lo mezclé como si fuera un cocktail y se lo di a Jan. Madre mía… se lo terminó entero. Recuerdo su cara. Fue como la mía cuando termino de comer en casa de familiares: de no poder más. Pues bien, cada 2-3h fuimos dándole un biberón después de 20 minutos de pecho. Llegó el viernes. Me moría por ver los números en la báscula. ¿Sabéis que pesó? 3.150 gramos. En 24h había engordado 100 gramos. Me alegré pero quería llorar. Sabía que el biberón iba a formar parte de nuestro hogar, antes de lo que hubiera imaginado. El pediatra me dijo que no me preocupara, que las leches de hoy en día eran muy buenas y que Jan, lo necesitaba.

Pero esta aventura, no había hecho nada más que empezar. Jan podía ser dormilón pero no tonto. Su pediatra nos comentó que, según a demanda, fuera aumentado la dosis del biberón. No recuerdo exactamente cuando subimos a 60 ml por toma pero sí sé que fue rápido. ¿Y qué consecuencias hubo en todo aquel asunto? Pues que Jan vio que con el biberón la leche caía sola, que no debía hacer esfuerzo alguno. ¿Y qué pasó con mi pecho? Pues que cada vez producía menos y no iba al ritmo que el gordito necesitaba. No llegué a depresión pero creo que me faltó poco. Recuerdo una noche, decirle a mi marido que fuera a una farmacia y me comprase el sacaleches eléctrico de Medela. Cogió la moto y fue. Esos minutos en los que estuvo fuera, Jan y yo, llorábamos juntos. Él porque no quería mi pecho y yo también. Cuando mi marido llegó (se llama Jordi, así que a partir de ahora diré Jordi) miré de reojo la caja e incluso con desprecio. Me negaba a usar ese aparato al cual le tengo muy poco cariño. Abrí la caja y empecé a probarlo. Con Jan nunca tuve dolores en la succión. Fue usar el sacaleches y madre mía, parecía como si me cortaran el pezón a cuartos. No pude. Leí en la web de Medela que habían varias tallas de embudos y que por defecto siempre venía la talla M. Así que compré la talla S. Lo mismo. Me dolía. Pero lo peor de todo aquello era que me salía 1 gota cada mucho tiempo. UNA GOTA. ¡Pero si Jan ya tomaba 60 ml, POR TOMA! ¿Cómo iba a sacar yo esa cantidad? Me estaba empezando a volver loca. El poco rato que tenía POR Y PARA MÍ, tenía que estar sacándome leche con ese aparato tan poco sentimental. Me sentí sucia. Vacía. Cada día estaba más desesperada. (A eso sumadle las visitas familiares, de amistades, llamadas, mensajes de whatsapp y a toooodas las lavadoras que tenía por poner de tooooodos mis camisones que estaban manchados del goteo constante de mis pechos). Horrible.

En conclusión, fueron pasando los días y la cara de satisfacción de Jan tras tomarse su biberón era máxima. Mi pecho lo usaba de chupete o jugueteaba. Habían tomas en las que, tras sus llantos, era imposible que cogiera el pecho y ya sólo quería el biberón. Pasamos de jugar con mi pecho a llorar cuando se lo introducía. Tenía hambre y sabía que de allí no salía nada que él quisiera. A los dos meses exactos, decidí retirar el pecho. Lloré, y mucho. Tras esa decisión, cogí a Jan, le di el pecho y le dije a Jordi que lo grabara. No quería olvidar jamás como un día, tuvimos ese vínculo y no quería olvidar como luché por algo que no fue bien y a día de hoy estoy más que feliz de tomar esa decisión.

Jan empezó a engordar, a la vista está, y nunca ha tenido ningún problema de salud. Es un bebé fuerte, grandote y qué os diré… ¡adorable! En el inicio del post, he recordado lo mal que me sentí y lo que llegué a fustigarme por sentirme mala madre al no poder dar lactancia materna a mi hijo. Contacté con una asesora de lactancia quien me dijo una frase que se me quedó en la mente: Y las madres que tienen hijos prematuros, o adoptan o por cualquier problema médico, no pueden dar el pecho… ¿son malas madres? En ese momento, abrí los ojos. Llegamos a ofuscarnos tanto por algo que no vemos más allá. Tuve mucho soporte de muchas amigas, quien me decían que no me preocupara, que dar el biberón no era nada malo y que para nada me sintiera mala madre.

Las que estéis leyendo este post y, estéis a punto de dar a luz o habéis dado a luz recientemente… Haced lo mejor que creáis que será para vuestro bebé. Todo lo que hagáis estará bien porque lo haréis de la mejor manera posible y con todo el amor hacia vuestros peques. Como me arrepiento de haberme fustigado tanto en su momento y sobretodo, de sentirme mala madre por dar biberón. ¡Menuda tontería! Nadie es mala madre por dar un biberón ni se es mejor madre por dar el pecho. Estoy muy orgullosa de como ha ocurrido todo y al final, soy de las que pienso que… todo pasa por algo.

No me arrepiento de haber dado una lactancia artificial a Jan. Sí me arrepiento de algo. Haber estado mes y medio llorando.

Anuncios

50 comentarios sobre “LACTANCIA

  1. M’he vist tant tant reflexada en el que has escrit que m’he emocionat! A mi em va passar algo semblant, em feia molt mal i la meva nena es quedava amb gana…sacaleches, pezoneras, youtube,…i el mateix sentiment de “mala madre”, les hormones pels núbols, pensava que m’estava tornant boja i obsessionant. Va ser tallar la llet i donar bibe i tots contents i feliços. Bonic post! 😊

    Me gusta

    1. Gràcies Laura! Jo també m’he emocionat al recordar-ho… Va ser tan dur, que cap text ni paraula podrà mai transmetre-ho amb exactitud. Però bé, forma part del passat i el més important de tot és donar-se compte que no ens hem de tancar en banda ja que no gaudim del que més necessitem viure: els nostres peques. Gràcies pel teu comentari maca. Un petonet!

      Me gusta

      1. Mare meva ni he pogut parar de plorar al llegir….em va passar casi el mateix i em sentia tant culpable per no donar- li el pit!!! Ho has explicat superbe i segur que ajuda a les que seran mares aviat

        Me gusta

  2. Preciosa, como siento lo mal que lo pasaste. Si cuando te digo que muchas veces al leerte o ver las fotos de Jan veo situaciones propias o a Aimar.
    A mí me pasó lo mismo, Aimar nació con 3,790 y en poco tiempo llego a 3,100, con lo que me dijeron que tenía que darle ayuda. Me paso cada cosa que te paso, las lloreras por sentirme mala madre, cada sensacion que has compartido .
    Lo único que cuando Aimar empezó a decantarse por el bibe, se lo quite y aunque fue muy duro, hice todo lo posible y pasamos a lactancia materna exclusiva.
    Hoy en día como tengo todavía blenul le doy por las noches para intentar que duerma un poco más.
    Eres una madre estupenda y Jan es un amor
    Enhorabuena!!

    Me gusta

    1. ¡Gracias guapa! Me ha encantado leerte, sin duda eres una madre coraje. Me alegro mucho que pudieras retomar la LME. Y también me alegro mucho de que estés siempre presente. ¡GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS!

      Me gusta

  3. Acabo de leer el post y me he sentido taaannn identificada!!!a mi me ha pasado exactamente igual.
    Mi niña tiene 3meses y le quite el pecho a los dos meses.lo que pude llorar!pero a dia de hoy creo que fue una buena decision. La niña preferia el biberon, y a mi esa situacion me generaba muchisimo estres.ahora las dos estamos genial, mas tranquilas.
    Gracias por compartir tus experencias con nosotras!!un beso a ti y a jan

    Me gusta

    1. ¡Buenos días guapa! En ese momento, parecía como que el mundo iba en contra nuestra, ¿verdad? Yo como tú, a día de hoy, también creo que tomé la decisión correcta. Pero menudo caminito pasamos antes de llegar a ella, ¿eh? Gracias a ti por interesarte y por dejar un comentario. Un besito!

      Me gusta

  4. Hola!!! Al fin un post de alguien q ha pasado similar a nosotros. En IG solo lees las que son LME o las mamis q por razones personales han decidido alimentar a sus hijos con biberon. Gracias x este post, yo al igual q tu luche con la lactancia. Mi peke nacio de 2,700 y al salir del hospital estaba en 2400. Salimos domingo y martes ya estabamos en urgencias por que estaba muy amarillito…asi q ayuda de bibero. Pecho y luego bibe. Fuimos a grupos de apoyo de lactancia,me recomendaron que le pusiera la fórmula con una jeringa en la pezonera y asi engañar al peke para q comenzara a mamar. Funciono, y por un momento mejoro, pero despues de mes y medio comenze a quitar lentamente ese estimulo de leche y mi peke llego a rechazar el pecho…asi q nada con sacaleches a tratar y solo una gota al igual q tu…en resumen, estuve con lactancia mixta diferida hasta q cumplio 4 meses…y la vdd me senti la peor mami del mundo pero mi marido t familia me ayudaron a superarlo. Ahora que he escrito este largoo comentario, recuerdo las madrugadas, mi marido poniendo la leche en la pezonera, mi peke llorando y tirando la pezonera, leche volando y yo llorando…Felicitats per el post, el Jan esta precios i tu una gran mami! Bona entrada de any familia.
    Perdona por el largo comentaario pero espero a alguien le pueda ayudar 🙂

    Me gusta

    1. ¡Hola Luisa! Me alegra leer que te ha gustado este post. La verdad que tenía ganas de contarlo ya que muchas me lo preguntabais y, explicar esto por ig… demasiado largo. Así que me he animado porque creo que, tal y como le contaba ayer a mi marido, me hubiera ido genial leer un post así en ese momento en el que estaba a punto de perder la cabeza. Suerte que nuestros maridos nos ayudaron. Yo cuando le di bibi a Jan, vi la luz. Jordi participaba en la alimentación de Jan y yo, podía descansar. Gracias de nuevo por participar guapa. Un beso!

      Me gusta

  5. Te leo y leo exactamente mi experiencia con Leo,tal cual,hasta en como te sentiste…lo que llegue a llorar por no poder alimentar a mi bebé con mi leche …que duras y criticas somos con nosotras mismas…En fin!Gracias por compartirlo,creo que servirá mucho de ayuda a las que estamos pasando por lo mismo.
    Un beso

    Me gusta

    1. Tú lo has dicho. Qué duras llegamos a ser con nosotras mismas… Pero bueno guapa, se hace lo que se puede y sino puede ser, ¡no pasa nada! Lo importante es que un bebé esté bien cuidado, querido y qué más podrá pedir? 🙂 Gracias por interesarte y por escribir tu opinión. Un beso Leticia.

      Me gusta

  6. Ai guapi, ets el meu reflexe. Tenia claríssim que li volia donar pit a l’Abril…de fet, jo quan veia una dona amb el seu bebe al pit pensava: si ella pot, jo també! I va ser quan de 35+5 la senyoreta va decidir sortir. La van posar al meu pit i mentre esperàvem habitació em van recomanar que li donés. Res, no s’enganxava. Al néixer amb 2350gr em van estressar moltíssim, sumant les visites a altes hores de la nit, sumant l’endemà…però jo ho seguia provant i res. La primera nit em vaig aixecar per anar al lavabo i de cop me la vaig trobar estossegant, vermella…la vaig agafar, li vaig bufar la cara i vaig cridar a la infermera. Com que l’expulsiu havia sigut molt ràpid encara tenia líquid amniòtic a l’estòmac i em can dir que segurament no menjava pq estava “plena”. Res, tornava una infermera diferent i em deia que tenia gana…fins que em van portar un biberó i se’l va beure en zero coma. Sí, tenia gana! També hem de comptar les poques manies que tenen les infermeres! Em feien més mal elles agafant-me el mogró que quan la nena succionava!!! L’endemà vaig demanar unes mogroneres…semblava la solució però s’adormia, no tenia força…i comptant amb les vegades que havia d’anar al pediatra a pesar-la per ser prematura…que no guanyava gairebé pes. I arriben a ser mooooolt pesats amb el pes. Vaig deixar de donar-li pit, i em treia la llet amb l’extractor, i res, preferia el biberó. Van aconseguir estressar-me a mi, i que a les dues setmanes deixar de produir llet, adéu a les meves ganes d’alimentar a la meva filla. Li va passar el mateix que al Jan, però no per això som males mares, al contrari. Un petonàs!

    Me gusta

    1. Bon dia maca! Els nens són qui manen i si l’Abril havia de néixer a la 35+5 doncs no passa absolutament res. Però tot i això, som tan estrictes amb nosaltres mateixes… Ho has fet molt bé Iris. De ben segur que l’Abril està guapíssima. Com he dit a un altre comentari, els bebés han de ser feliços i perquè rebin aquesta felicitat, nosaltres també ho hem d’estar. Oi? Gràcies per interessar-te i per explicar-me la teva història. Una abraçada maca.

      Me gusta

  7. Me siento tan identificada…nadie te dice realmente lo duro que va a ser la lactancia exclusiva, en mi caso estando ya en el hospital ya le daban alguna que otra jeringa a Jana con leche porque no hacía más que llorar y llorar, al llegar a casa fue mucho peor, era ponerla en el pecho y se dormía, era su forma de dormir más tranquila, pero sin alimentarse, perdía peso, yo lloraba con ella en mi pecho de ver que era ponerla en el pecho y daba dos chupadas y se dormía, como tú dices después del pecho le daba un biberón de 30-60 ml depende del rato que ella chupara, a veces le daba biberones de 50 ml de mi leche pero llegó un punto que ella lo quería fácil y no me cogia ni el pecho y solo lloraba y lloraba, hasta que decidí que no teníamos porque sufrir ni ella ni yo en cada toma, así que decidí que lo mejor para ella era darle leche artificial y fue la mejor decisión que pude tomar, ella engorda bien, duerme bien y está mucho más tranquila desde que toma biberón, sin duda él cambio que hizo Jana fue para muchísimo mejor y no por ello somos menos madres como tú dices que las que dan el pecho, cada madre intentamos hacer lo que queremos con nuestros hijos al máximo pero a veces simplemente…no se puede. Quién sabe si para un futuro y tenemos otro podamos darles bien el pecho como siempre hemos soñado! Un saludo preciosa, me ha encantado leer tu post

    Me gusta

    1. Buenos días Lorena. Primero de todo, gracias por interesarte y por explicarme tu historia. Nadie nos explica nada, ni nadie nos enseña nada. Y para mí, creo que ese es el problema. (Dejando de lado casos en los que es totalmente imposible dar el pecho). Te pasó lo mismo que a mi por lo que leo, nuestros pechos no producían lo que nos pedían nuestros peques. En un futuro, si tengo un hermanito para Jan (¡que sea niña, ¡que sea niña!) no repetiré mis pensamientos ni mi actitud. Seré positiva y si sale, BIEN y sino, TAMBIÉN.
      Un beso guapa.

      Me gusta

  8. Cuanto daño ha hecho Carlos Gonzalez y compañía… dan tanta importancia a dar el pecho que son muchas las madres que se fustigan y culpabilizan por haber fracasado en la lactancia. Para mi lo más importante en los primeros meses es que la madre se sienta emocionalmente estable (dentro del Dragon Khan hormonal claro) y sienta fuerza y confianza en ella misma! Lo intentaste y pusiste toda tu buena voluntad, pero si no se puede no pasa absolutamente NADA. Yo no tuve ningun problema con la lactancia y sigo dando pecho, pero aun así me ha emocionado mucho leerte. Y me da rabia que se le dé tanta importancia a la LM, porque hemos llegado al punto que si no das pecho te tachan de malamadre y eso es lo peor que una madre puede sentir y estoy segura que eso puede afectar mucho más el vínculo bebemadre que no un simple biberón…

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu aportación Anna. La verdad, me sentía tan pero tan mal al pensar eso… me sentía mala padre pero a la vez, me sentía fatal conmigo misma por estar fustigándome tanto… Gracias por interesarte bonita.

      Me gusta

  9. Hola Noemi…he llorado al leerte…mi experiencia es muy parecida a la tuya…a los pocos días de salir del hospital, mi peque pesó al nacer 3,650 perdió mucho peso y se quedó en 3,100…con lo guapo que es mi niño…era pellejito. Efectivamente… Se había deshidratado… Estuvo ingresado tres días en el hospital… No he llorado tanto como lo que lloré esos días… Me sentía culpable pq mis pechos no le alimentaban y eso había provocado que estuviera malito…esos tres días me hicieron polvo física y animicamente..tuve una cesárea complicada y no estaba recuperada…las enfermeras me ayudaban y enseñaban a darle leche pero no me salía nada… Yo nunca tuve la sensación de subida de leche…fue frustrante pero al igual que tu de lo que me arrepiento es de haber llorado tanto. No soy muy amiga de las redes sociales pero te sigo pq Jan me recuerda a mi pequeño y me doy cuenta ahora leyendo tu post que tu me recuerdas a mí así que te seguiré leyendo preciosa.

    Me gusta

    1. Buenos días Macarena! Muchas gracias por seguirnos y muchas gracias por contarme tu experiencia. Nadie dijo que fuera fácil pero tampoco imaginé que sería tan difícil… Creo que nos tenemos que quedar con ese recuerdo pero, vivir el momento con nuestros peques. Porque el tiempo pasa volando y, necesitan vernos felices. ¿Verdad? Gracias por estar ahí guapa. Un beso super mami.

      Me gusta

  10. Hola guapa! Uff, me puse triste en saber que hay muchas mamas que lo pasan mal al no poder dar el pecho!! Yo desde el principio lo intenté, pero el peque lloraba muchisimo y no engordaba. De 3240 gramos bajo a 2950, y tardo casi 4 semanas en coger el peso de nacimiento.
    Una noche, a las 23:30, mi madre nos dijo al desesperado de mi marido y a mi que fueramos a comprar leche, que el niño seguro se calmaria con un biberón. Efectivamente, fue la primera noche que dormio 6 horas seguidas, con 3 semanas. Y fue el momento en donde empece a dejar de dar pecho. El peque empezaba a engordar y estaba mas tranquilo, asi que supe que mi leche no lo saciaba lo suficiente.
    Decir que, lo importante no es darle el pecho o el biberón, sino que nuestros bebes crezcan sanos! Da igual de que manera los alimentemos, hoy en dia no nos tenemos que rompernos la cabeza o darnos la culpa de por que o por que no!

    Gracias por tu post de hoy! Besitos Elvira

    Me gusta

    1. Buenos días Elvira. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo importante es que estén sanos y felices. Y nosotras también debemos estarlo para poderles dar lo mejor de nosotras. Jan, al introducir bibi, también es cuando empezó a dormir del tirón. Estómago lleno, niño feliz. Gracias por interesarte y por contarme tu experiencia. Un beso 🙂

      Me gusta

  11. Gracias por compartir tu experiencia.Tengo un bebé de casi un mes y estoy con lactancia mixta ya que mi peque no se sacia sólo con mi pecho(hay alguna toma que si.Son muchas las veces que he querido tirar la toalla y por ello pensar que estoy haciendo algo mal.Siempre tuve muy claro que quería disfrutar de la experiencia de la lactancia materna exclusiva y que no me iba a agobiar si no podía ser pero luego vivirlo es otro cantar….Hay gente que te juzga y te mira raro cada vez que explicas que estas con lactancia mixta,como si tuvieras que escusarte.
    Gracias a gente como tu,sincera, que comparte su realidad,te das cuenta que no es oro todo lo que reluce y que somos igual de buenas madres,pues queremos lo mejor para nuestros hijos.
    Una vez vivida está experiencia sólo puedo pensar que aquellas mujeres que pueden estar con LME son unas pocas afortunadas,que no es tan sencillo como lo pintan y que esto se ha convertido casi en una moda,que si no lo haces o no puedes…mal.
    En fin,que lo mejor es respetar
    Un saludo

    Me gusta

    1. ¡Buenos días Cristina! Enhorabuena por tu maternidad. Para nada te sientas mala madre por no darle el pecho. Te lo digo de verdad. El tiempo pasará y te arrepentirás de no haber disfrutado de tu bebé. En nada ya no será tan bebé, créeme. Ofrécele lo que tú buenamente puedas. Y sino, no pasa absolutamente nada. Ahora yo te lo puedo decir porque un día, pensé como tú y ahora, 4 meses y medio más tarde… pienso completamente al revés.
      Gracias a ti por interesarte y por contarme tu experiencia. Un beso super mami.

      Me gusta

  12. No entiendo porque recriminan tanto a las madres que dan relleno (fórmula) o lactancia materna exclusiva, es decisión de cada madre.
    En mi caso mi hijo nació de 3.250 y luego bajo a 2.860, más del 10% de su peso, me recomendaron biberón, pero me sentía igual que tú, lloré mucho, decidí no optar por el biberón, la pase mal, fue subiendo poco a poco. Ahora está pronto a cumplir 5 meses y ya pasó los 8k, doy a libre demanda y seguiré dando lo que más pueda o hasta que mi hijo y yo lo decidamos, porque las opiniones externas abundan y no sólo de lactancia.
    Saludos desde Chile!!

    Me gusta

    1. ¡Buenos días Carolina! Tú lo has dicho. Todas somos mamis y no dejamos de serlo por la decisión que tomemos. Enhorabuena por este bebé que tienes y gracias por interesarte por el post y contarme un poquito de tu experiencia. ¡Un besito desde Barcelona!

      Me gusta

  13. A mi me pasó algo parecido. Sólo que África perdió 500gr, yo le di el pecho en el hospital pero ni siquiera sabía si salía algo de allí. Al llegar a casa tuve la subida el primer día, pero no salía nada. Ella no hacía más que llorar y llorar… Yo ya no, sabía que hacer. Al final resulta que tuve una anemia muy severa y mi cuerpo se preocupó de abastecerme a mi y no pudo producir leche. Desde el principio hemos usado leche de fórmula. Y no me arrepiento para nada, fue muy frustrante al principio pero luego piensas que lo más importante es ella y su bienestar y si tiene que ser con bibi no por ello soy peor madre que la que da el pecho. Las cosas a veces por circunstancias no salen como queremos, el cuerpo es así. Jan está precioso y eso al fin y al cabo es lo que cuenta! Muchos besos! Nos vemos en instagram

    Me gusta

    1. ¡Buenos días Laura! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Lo importante es que los peques sean felices y estén sanos. A veces, no se puede. Y no por ello, debemos sentirnos mal. El problema es que a veces, aunque nos lo repitan cincuenta mil veces, seguimos pensando en que somos malas madres hasta que, un día, abrimos los ojos. 🙂 Gracias por interesarte y por contarme tu experiencia. Un besito 🙂

      Me gusta

  14. Ay Noemí! Jo, me he puesto triste mientras lo leía, porque, tú para nada fuiste ni eres una mala madre! Eres genial! Y si Jan era lo que necesitaba en ese momento..pues ya está, no te tenías que preocupar ni llorar, aunque en parte te entiendo. Bueno, que no te preocupes que tú eres la mejor madre que puede tener Jan, le deis o no el pecho. Un besazo!💜

    Me gusta

    1. ¡Buenas noches Elena! Muchas gracias guapa. Tienes razón pero en ese momento… mira que me lo decían personas eh… pero nada, una tiene que abrir los ojos por si mismos, ¿verdad? Por suerte los abrí “pronto” jeje gracias por interesarte por el post guapa, un abrazo bien grande, aunque sea virtual 🙂

      Me gusta

  15. Gracias por contar tu experiéncia.. mi bebe fué prematuro, lloré lo q no está escrito. Ahora tiene 3 meses y de vez en cuando aún me siento mal.. en fin, lo que importa es que crezcan sanos, da igual con que leche se alimenten!

    Me gusta

    1. ¡Hola Cristina! ¡PUES NO! No te sientas mal. Este post es para escribir mi experiencia pero a la vez, para que las que estáis viviendo esta frustración, se os vaya de la mente YA. Disfruta de tu bebé guapa, que el tiempo pasa volando y no vuelve… Ánimo super mami 🙂

      Me gusta

  16. Cuanto sentimiento en tus palabras. El miedo y la desesperacion de toda mujer que es madre, esta reflejado en tu post. Más allá de lo que queremos nosotras, hay que elegir el mejor camino para nuestros hijos.
    Jan es un bebé hermoso que se nota todo el amor y cuidados que recibe.

    Me gusta

  17. Yo a mi primera niña le di biberón por decisión propia y no me sentía mala madre, me hicieron sentir mala madre, personas de fuera que te critican y te dicen que como no le has dado pecho?!! Que horror!!! Y peores cosas… a la segunda le di pecho y fue bien , pero a las dos las quiero igual, porque lo que necesitan para crecer sabes que es? Amor y de eso les sobra!!! Gracias por compartir tu experiencia

    Me gusta

  18. Jope, casi se me cae la lagrimita…😢 En nuestro caso tuvimos que pasar a bibe rápido también..Adrián con 4,380kg q pesó al nacer reclamaba mucho mas de lo q mis ubres fabricaban 😂😂, asi q el pediatra me dijo que tenía que complementar con bibe, súmale a eso el poder de succión de un niño tan grande en busca de algo que ni por asomo le iba a saciar, vamos que me destrozó mis pezoncillos! (Yo creo que he perdido un poco de sensibilidad y todo 😥) Asi que me estuve sacando la poca leche que tenía (pa chupitos) para dársela en bibe, hasta q se me cortó , y aparte sus bibes de LA 🍼(imaginate preferir el sacaleches al niño al pecho, era insoportable el daño que me hacía si le ponía a él al pecho y eso q se enganchaba super bien, pero tiraba de algo q no…no!!) Por un lado me dio pena no poder haber dado el pecho pero tampoco es algo que me haya marcado, estoy muy contenta porque mi chico come que da gusto y ese vínculo lo crea tanto conmigo como con su papi 😍. La lactancia no es lo único que hace a una madre/padre mejor, hay mas cosas que es lo que demuestran cuánto se quiere a un hij@, asi que no deberíamos darle tanta tanta importancia a la forma de como dar la leche porque todas son válidas 👍🏻y disfrutar de lo que se pueda y se quiera hacer. Como te digo por instagram muchas veces, Jan está para comérseloo, vaya niño guaaapo! Asi que eso demuestra que lo estais haciendo de lujo!!

    Me gusta

    1. ¡Buenas noches guapa! Como de mal podemos llegar a pasarlo, ¿verdad? Yo tuve la suerte que mis pezones no estaban sufriendo pero en parte, hubiera querido que así hubiera sido para tener otro motivo más para dejar de darle el pecho y no fustigarme tanto. Pero al final, abrí los ojos y míranos 🙂 Gracias por contarme tu experiencia y sobretodo, gracias por seguir nuestras historias. Un beso bien grande Lidia.

      Me gusta

  19. Bravo!!! Eres muy valiente contando tu historia, sobre todo en este momento en el que las madres que no dan pecho son juzgadas y tildadas de malas madres. Suscribo 100% tus tus palabras y te doy todo mi apoyo. Yo no soy madre todavía, por desgracia sufrí un aborto hace pocos meses, pero espero que cuando consiga serlo tenga tu sentido común!! Un abrazo

    Me gusta

    1. ¡Buenas noches Cris! Muchas gracias por tu comentario y, espero y deseo de todo corazón… que prontito me escribas y me des una buena noticia. Seguro que será pronto. Muchas gracias por interesarte. Un besito.

      Me gusta

  20. Cómo te entiendo!! La única diferencia es que mi nena no quiso engancharse en ningún momento y para colmo tuve un problema durante el parto por el que me tuvieron que dar muchos puntos por varios desgarros que tuve por lo que cambiar de postura para poder colocarla se me hacía insoportable. Fue darle el bibe y empezó a comer como una loca. Seguí probando a ponerla pero no quería así que ella tomó bibe desde el principio.
    Estuve sintiéndome culpable mucho tiempo, de hecho ya tiene 2 años y medio y todavía recuerdo con cierta pena no haber conseguido darle el pecho. Pero eso sí, te puedo asegurar que el vínculo es el mismo le des lo que le des. Mi niña tiene devoción conmigo y me derrito cada vez que se me acerca y me mira y me da un abrazo en la cara y me dice “mamiiiii” jajaja. Por cierto, tu niño es precioso!!!!

    Me gusta

    1. ¡Buenas noches Lucía! Se me había pasado este comentario, ¡mil perdones! Pues no te sientas culpable guapa. Como bien dices, el vínculo es el mismo y tu pequeña, decidió y eligió bibi. ¿Y qué? Nada. A vivir y disfrutar con ellos que es algo tan y tan bonito…como para perder el tiempo llorando. ¿A qué sí? Mil gracias por tu comentario guapa. un beso enorme.

      Me gusta

  21. Hola Noemí, al fin encontré a alguien que hable de este tema. Tengo un bebe de 2 meses y estoy pasando por algo similar a lo tuyo. He estado varias veces a punto de tirar la toalla, días de llorar sola o con diciéndole perdóname por no darte lo mejor de mi 😔 Hasta avergonzándome preparar un biberón en la calle ( imagíname por miedo a qué dirán) para colmo fui a control de los 2 meses y la doctora me dice que tienes que educar bien a tu hijo si le das lo el quiere, ósea el biberón eso se lo hará con todo en la vida, ya te imaginas como me siento. En mi caso sigo usando el saca leche de ayuda me salen 4 onzas y por eso me da pena dejar la lactancia porque aunque no es mucho algo le aportó. Pero yo misma me pregunto hasta cuando?? Eso es disfrutar la lactancia, mantenerlo a expensas de un biberón? Gracias por escribir este post, me ha ayudado mucho a no sentirmeulpable. Besos

    Me gusta

  22. Hola, llegue aca por casualidad y encontre este post que refleja lo que me esta pasando con mi tercer hijo. Los dos primeros tuvieron LM hasta los tres meses nada mas (uno por bajo peso, y el otro por demasiada demanda incorporamos formula antes del mes). Esta vez me propuse que fuera distinto…pero entre la bajada de peso y lo amarillita que se puso y lo dormilona que salio, la recomendacion fue incorporar formula. Tambien llore cuando el medico lo indico. Y hoy estoy intentando no sentirme mala mamá, aunque el coctel hormonal no colabore 😢. Gracias por compartir tu experiencia!!! Nos hace sentir menos solas!!! Beso desde Argentina!!!

    Me gusta

    1. Buenos días Mariana. ¡Para nada te sientas mala madre! Creo que es un sentimiento que lo vivimos todas, creo que es inevitable y todas estamos en el derecho de sentir, pero… créeme… mala madre es aquella que no cubre las necesidades básicas de su hijo. Tú las cubres: amor, cariño, ropa, familia, comida… 🙂 Ánimo guapa. Un beso y gracias por tu comentario.

      Me gusta

  23. Mil gracias por este post!!!me has emocionado tanto.mi gordita tiene ahora ocho meses y leerte me ha hecho revivirlo todo pase exactamente por lo mismo y casi tuve una depresión. Yo era prolactancia total,siempre pensé que dar pecho era fácil,que todo el mundo podía darlo y así es como te dicen y vienen en los libros,pero no,no siempre es todo tan simple..
    Mil gracias d verdad porque aún hay días que me siento mal por no haber tenido ese vínculo con mi nena.

    Me gusta

    1. Ay guapa, gracias de nada. De verdad. En realidad, a mi también me hubiera gustado leer un post semejante en esos momentos en los que nos encontramos tan, tan saturadas…¿verdad? Pero todo pasa. Y de mala madre NADA. Nadie que cuide a su hijo con cariño y le de lo que necesita, puede considerarse mala madre. Mira Jan, 15 días de lactancia materna exclusiva y el resto biberón. Jamás ha tenido fiebre en 11 meses (solo 37.2 después de la bexsero) y nada más. Así que no porque se de bibi estará menos sano ni por dar pecho estará más sano. Cada cual que críe a su hijo como pueda y quiera y respetando las demás opiniones.
      Gracias a ti por leerme guapa. Te mando un beso grande super mami.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s